Artistas

Ricard Canals i Llambí

Barcelona, 1876 - Barcelona, 1935

  • Baile Flamenco

    s.f.
  • Gitanas

    s.f.

Ricard Canals i Llambí nació en Barcelona el 13 de diciembre de 1876. El aprendizaje artístico lo hizo en la Escuela de Bellas Artes (Llotja), así como en la Academia del pintor Pedro Borrell del Caso; tanto en una como en otra, por poco tiempo, pues él y sus jóvenes amigos prefirieron hacer una pintura mucho más libre, buscando en los suburbios y en la naturaleza motivos humildes reñidos con la enseñanza académica de su tiempo. De la primitiva Colla del Safrà, como se les llamaría por el violento color de sus cuadros, formaron parte Mir, Gual, Pichot, Vallmitjana, Nonell y Canals: los dos últimos fueron íntimos amigos, exponiendo conjuntamente en Els Quatre Gats, pintando durante el verano de 1896 en Bohí y marchándose a París en 1897.

De todos modos, los caminos de Nonell y Canals no eran tan paralelos como les pareció a los críticos franceses, que al comentar elogiosamente su exposición conjunta de 1898 en la Galería Le Barc de Boutteville les llamaban «dos artistas, dos catalanes, casi dos hermanos». Nonell mantuvo toda su corta vida un estilo cercano a la estética del modernismo, mientras que Canals evolucionó mucho más, primero con temas de «españolada» y después, paulatinamente, hacia una pintura que unía el colorido impresionista con la tradición española que pudo estudiar durante sus estancias en Andalucía y en Madrid, trabajando mayoritariamente para el marchante parisiense Durand-Ruel.

Quizá el momento álgido del arte de Canals coincida con los últimos años de su estancia en París, donde convivió muy estrechamente con Picasso, sin que su arte fuera influido por el del genial malagueño. Cuando Canals volvió definitivamente a Barcelona, en 1906, ya había pintado alguno de sus cuadros más famosos de tema español para Durand-Ruel o para clientes en París, como el banquero Ivo Bosch (Un palco en los toros). Sin embargo, los siguientes años en Barcelona supusieron también la creación de cuadros tan importantes como La toilette y bellísimos retratos de su mujer o de su cuñada, hoy en los museos de Barcelona y de Bilbao. Quedarían todavía, antes de su dedicación mayor al retratismo, los otros grandes ejemplos de belleza y colorido de sus figuras en ambientes portuarios y los hermosos cuadros de paisaje y de flores.

Jaume Socías Palau