Artistas

Carlos de Haes

Bruselas, 1826 - Madrid, 1902

  • Paisaje con una vacada en un río

    1859
  • Vista tomada en las cercanías del Monasterio de Piedra (Aragón)

    1856
  • Paisaje de montaña

    c. 1872-1875

Nace en Bruselas el 27 de enero de 1826 en el seno de una acomodada familia de banqueros. En 1835 se estableció con sus padres en Málaga, donde comenzó sus primeros pasos artísticos junto al discreto retratista neoclásico Luis de la Cruz y Ríos. En 1850 regresa a Bélgica para completar su formación pictórica como discípulo del paisajista Joseph Quinaux, inclinándose definitivamente desde entonces por este género, y viajando además por Holanda, Francia y Alemania.

Cinco años más tarde regresa a Málaga, participando desde su creación en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes. Así, en 1856 presenta tres paisajes de Bélgica y Prusia, que son premiados con la tercera medalla, y al año siguiente obtiene por oposición la cátedra de Paisaje de la Real Academia de San Fernando. En la Exposición de 1858 obtiene una primera medalla; igual galardón que el conseguido en 1860 por el paisaje titulado Recuerdos de Andalucía, costa del Mediterráneo, junto a Torremolinos, hoy en el Prado. Ese mismo año es nombrado miembro de número de la Academia de San Fernando y en 1862 vuelve a ser premiado con otra primera medalla por un Paisaje en el Lozoya (Paular).

El prestigio público alcanzado por Haes consiguió revalorizar en los ambientes oficiales el género del paisaje, hasta entonces considerado menor; acumulando en su persona numerosos nombramientos y distinciones. Caballero de la gran cruz de la orden de Isabel la Católica y de Leopoldo de Bélgica y comendador de la de Carlos III, en 1862 fue nombrado profesor de dibujo de la Escuela Superior de Caminos, comenzando entonces a ilustrar con sus grabados la revista El Arte en España.

Durante los años siguientes envía sus obras a varias exposiciones de ciudades extranjeras, como Bruselas, Bayona y Metz, siendo premiado en ellas, y se erige como la gran figura del nuevo paisaje realista en España, siendo el primer maestro que obligó a sus alumnos a salir a pintar directamente del natural. Con ellos hace numerosos viajes por distintas regiones españolas, fundamentalmente Jaraba de Aragón y el Monasterio de Piedra, cuyos rincones dejará plasmados en infinidad de apuntes dibujados y pintados.

En 1873 conoce al joven Aureliano de Beruete, y el año siguiente a quien será su discípulo predilecto, el pintor Jaime Morera. Al final de su vida, el estilo de Haes se vuelve aún más suelto y directo, dejándose influir por la Escuela de Barbizon.

Enfermo desde 1890, falleció en Madrid el 17 de julio de 1898.

Figura capital del paisajismo español del siglo XIX, Carlos de Haes fue además maestro de toda una generación de pintores, que quedaron impactados por su nueva forma de entender el paisaje en plein air, abandonando los lastres románticos que pesaban aún sobre este género hasta bien entrada la segunda mitad del siglo.

José Luis Díez