Artistas

José María López Mezquita

Granada, 1883 - Madrid, 1958

  • El Embovedado

    1904

Nace en Granada el día 25 de abril de 1883, hijo de un acomodado comerciante de tejidos, Atanasio López Robles, y de Encarnación Mezquita Vélez. En 1894 comienza las primeras clases de dibujo con José Larrocha, quien le presenta a Cecilio Pla aprovechando una visita de éste a Granada. En marzo de 1896 viaja a Madrid donde visita el Museo del Prado y continúa viaje a Barcelona. En 1897 se instala definitivamente en Madrid e ingresa en la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado, asistiendo al mismo tiempo al estudio de Cecilio Pla. Se hace socio del Círculo de Bellas Artes y acude a clases de modelo vivo y desnudo. En 1899 concurre por primera vez a la Exposición Nacional, y dos años después, con dieciocho años, se vuelve a presentar con el cuadro Cuerda de presos y obtiene una medalla de oro.

Pensionado por la infanta Isabel de Borbón, marcha al extranjero en 1902. Recorre durante varios años Francia, Bélgica, Holanda e Inglaterra, residiendo cuatro en París, donde tuvo estudio propio y concurrió a exposiciones y certámenes públicos. En un viaje a Londres, realizado por entonces, conoce al pintor y retratista americano John Singer Sargent, con el que mantendrá siempre una buena amistad. En 1903 participa en el Salon de París, obteniendo tercera medalla por el cuadro Reposo o La siesta. En 1904 expone La madre del artista y Miss Mumford en el Salon d’Automne de París, obras que señalan el comienzo de la serie de los grandes retratos. Participa, asimismo, en la Exposición de Múnich de ese año con el retrato de su madre.

En 1905 regresa a Granada. El reencuentro con la ciudad y con los contertulios del Centro Artístico, le impulsará a la creación de una de sus grandes obras en el género del retrato: Mis amigos. Posteriormente expondrá este cuadro con gran éxito en París, Bruselas, Múnich (donde obtuvo medalla de oro) y, tiempo después, en Nueva York. Ese mismo año vuelve a Madrid y presenta ocho cuadros a la Exposición Nacional a la que volverá a concurrir con seis en 1908.

En 1910 López Mezquita fue galardonado con sendas medallas de oro en Buenos Aires, Bruselas, Barcelona y en la Exposición Nacional de Madrid, en esta ocasión con un espléndido retrato de la familia Bermejillo. En 1913 es elegido presidente de la Asociación de Pintores y Escultores de España y delegado oficial del Estado español para la Exposición Internacional de Múnich, en la que participa junto a los setenta artistas que componen la sección española. En los años siguientes volverá a ser premiado en la Exposición Nacional (1915, segundo lugar para la medalla de honor otorgada a Francisco Domingo), la International Exhibition de San Francisco (1915, medalla de plata), y la Exposición Internacional de Panamá (1916, gran premio de honor). Desde 1917 comienza a dedicarse a la pintura de retratos.

Desde comienzos de la década de los veinte López Mezquita impartirá clases de pintura en su estudio. En 1925 ingresa en la Real Academia de San Fernando, y al año siguiente realiza una importante exposición en Nueva York, en las Reinhardt Galleries, patrocinada por Alfonso XIII, que luego pasó a Chicago (Anderson Gallery) y a Boston (Robert C. Vose Gallery) compuesta mayormente por retratos. El fundador y director de la Hispanic Society, Archer Milton Huntington, aprovecha la exposición de López Mezquita en Nueva York para ponerse en contacto con el artista. Le encarga su propio retrato y el de su esposa, al tiempo que crea una nueva galería en su museo para alojar una colección de su pintura. El primer encargo de Huntington es completar la serie de españoles ilustres que había comenzado Sorolla. El segundo, más importante, es el de una galería de ilustres hispanoamericanos (durante dos años, López Mezquita viajará por repúblicas sudamericanas para retratar a sus respectivos presidentes y personalidades de estos países). Un tercer encargo, más importante aún, será la ejecución de una colección de cuadros con «los valores más destacados de nuestra raza, tipos, costumbres y paisajes de algunas regiones españolas». Regresa a España para realizar este trabajo.

En 1931 regresa a Nueva York, donde a raíz del gran éxito de la exposición de 1926, recibe muchos encargos para retratar a la alta sociedad neoyorquina, intelectuales, científicos, etc. Durante diez años reside allí con cortos viajes a España y a algunos países hispanoamericanos.

El 18 de julio de 1936 le sorprende en Madrid. Se traslada a Valencia con su esposa y su hijo, y finalmente a Nueva York donde residirá gran parte de la posguerra, aunque también en La Habana y Santo Domingo.

Su regreso a España tiene lugar en 1954, poco antes de su muerte, acaecida el 6 de diciembre de ese mismo año.

Miguel Ángel Revilla Uceda