Artistas

Eugenio Lucas Velázquez

Madrid, 1817 - Madrid, 1874

  • Cogida en una capea de pueblo

    1855
  • El Rosario de la Aurora

    c. 1860
  • Caravanas árabes arribando a la costa

    c. 1860
  • La maja del perrito

    1865
  • Ruinas

    s.f.
  • Pareja de majos

    1842

Eugenio Lucas Velázquez es, sin duda alguna, uno de los más grandes maestros de la pintura española del siglo XIX, justamente reconocido por ser el artista romántico español que mejor supo entender el arte de Goya, erigiéndose en el más importante y apasionado seguidor del universo goyesco tras la muerte del genial aragonés, cuya esencia logró asimilar hasta el extremo de dificultar en ciertas ocasiones la correcta atribución de algunas obras poco estudiadas.

Hasta hace unas décadas, la figura de Eugenio Lucas ha estado envuelta en el desconocimiento y la leyenda, lo que ha provocado durante muchos años graves confusiones sobre su biografía, su personalidad artística y su propio nombre.

Mencionado desde el pasado siglo como Eugenio Lucas Padilla o Eugenio Lucas «el Viejo» para distinguirlo de su hijo, y como oriundo de Alcalá de Henares, en realidad nació en Madrid el 9 de febrero de 1817.

Inició su formación artística como alumno de la Academia de San Fernando, aunque, disconforme con el frío clasicismo de las enseñanzas académicas, prefirió estudiar directamente a los grandes genios de la pintura española, y en el Museo del Prado copió en numerosas ocasiones a Velázquez, y, sobre todo, a Goya, cuya pintura marcaría definitivamente el estilo y la personalidad creativa del artista. Así, Lucas halló en las composiciones goyescas un extraordinario filón para desarrollar una pintura imaginativa, de pasiones desatadas, visiones fantásticas y escenas e intenso dramatismo, dentro del más genuino espíritu romántico, fundamentalmente en escenas de Inquisición, aquelarres, brujerías, romerías, manolas y toros; temas todos ellos aprendidos de Goya, y que constituyen el núcleo más interesante de su fecundísima carrera artística.

Además, en el año 1850 pintó el techo, hoy desaparecido, del Teatro Real de Madrid, y más tarde la reina Isabel II le nombró pintor honorario de cámara y caballero de la orden de Carlos III.

Casado desde 1844, en 1853 se separó de su mujer, viviendo desde el año siguiente con Francisca Villaamil, de la que tuvo cuatro hijos, uno de los cuales, Eugenio Lucas Villaamil (1858-1918), siguió –aunque con dotes más limitadas y personalidad bastante ecléctica– el oficio y el estilo de su padre, confundiéndose a veces las obras de ambos artistas.

Murió en Madrid el 11 de septiembre de 1870.

José Luis Díez