Artistas

Enrique Martínez Cubells

Madrid, 1874 - Málaga, 1951

  • Mujer bretona

    c. 1899-1900
  • La vuelta de la pesca

    c. 1911
  • La Puerta del Sol, Madrid

    1902
  • Pescadores arrastrando la barca

    s.f.

Fue hijo del pintor valenciano de historia Salvador Martínez Cubells y nieto del pintor y restaurador Francisco Martínez Yago. Estudió en Madrid, junto a su padre, en la Escuela de Arte y Oficios y después en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Entre 1899 y 1900 vivió en Múnich, desde donde viajó por Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Italia e Inglaterra. Se interesó especialmente por la pintura alemana contemporánea y de manera particular por pintores como Wilhelm Leibl preocupados por los aspectos sociales de la vida rural.

Desde los inicios de su carrera se especializó en temas de carácter costumbrista y social, con frecuencia relacionados con el mundo de la pesca y el mar. Se dio a conocer en el ambiente artístico español en 1897 cuando ganó una medalla de tercera clase con la obra Un accidente, propiedad del Museo del Prado y depositada en el Museo de San Telmo de San Sebastián. En 1899 obtuvo una segunda medalla con El viático en la aldea y en 1901 consiguió otra segunda medalla con Invierno en Múnich. Finalmente en 1904 presentó Trabajo, descanso, familia, que fue primera medalla. Esta obra, propiedad del Museo del Prado, está actualmente depositada en el Museo de Bellas Artes de Valencia. De nuevo ganó otra primera medalla en 1912 con La vuelta de la pesca, también propiedad del Museo del Prado y depositada en el Museo de Bellas Artes de Málaga.

Al mismo tiempo potenció su carrera profesional fuera de España. Se presentó a diferentes exposiciones internacionales y bienales. En 1909 ganó una de las primeras medallas en la Exposición Internacional de Múnich. En 1912 consiguió otra primera medalla en la Exposición Internacional de Amsterdam. En 1910 obtuvo una segunda medalla en la Exposición de Buenos Aires y la única medalla de la Exposición de Santiago de Chile.

Siguiendo los pasos de su padre, fue profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y después de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. También como su padre tuvo siempre reconocimiento oficial. Fue comendador de número de la orden civil de Alfonso XII y de la orden de Isabel la Católica, y caballero de la orden de la Corona y la orden de San Miguel de Baviera. En las exposiciones internacionales de Múnich de 1901, 1905 y 1909 ostentó el cargo de delegado español.

Carmen Gracia