Artistas

Martín Rico Ortega

El Escorial, 1833 - Venecia, 1912

  • Campesinos

    1862
  • Río San Lorenzo con el campanario San Giorgio dei Greci, Venecia

    c. 1900
  • Un día de verano en el Sena

    c. 1870-1875
  • Venecia

    s.f.

Nacido el 12 de noviembre de 1833, desde los 12 años fue alumno del Liceo Artístico y Literario y, más tarde, discípulo del pintor Vicente Camarón, quien le iniciaría en el género de paisaje, que iba a marcar decisivamente su personalidad artística.

Hermano del grabador Bernardo Rico, con quien llegaría a colaborar en ilustraciones para revistas, estudió asimismo en la Academia de San Fernando, realizando un viaje por España con sus amigos pintores Pablo Gonzalvo y Plácido Francés.

Concurrente a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes entre 1858 y 1867, en 1859 había sido pensionado por el Gobierno para estudiar en el extranjero, trasladándose a París, donde sus obras figuraron en varios Salones y su estilo evolucionó influido por el realismo de la Escuela de Barbizon.

Residente en la capital francesa durante algún tiempo, regresa a España tras el estallido de la guerra franco-prusiana, viviendo en Madrid varios meses y trasladándose después a Granada, donde entra en contacto con Fortuny. A partir de entonces, su arte se verá intensamente marcado por el maestro catalán, iniciándose en la técnica de la acuarela y extremando el preciosismo de su dibujo y la luminosidad del colorido, por lo que fue llamado el «Daubigny ensoleillé».

En 1872 acompañó a Fortuny en un viaje por toda Italia, quedando fascinado por la luminosidad de Venecia, ciudad donde pasaría los veranos desde entonces, y que pintaría en innumerables vistas de sus calles, edificios y canales.

Pintor extraordinariamente fecundo, se instaló definitivamente en París desde 1874, donde se disputarían sus cuadros los marchantes que distribuirán su obra «a subidos precios», según Ossorio, por Europa, Estados Unidos y la Galería Bosch de Madrid.

En pleno éxito de su carrera, organizó en 1878, junto a Raimundo de Madrazo, la sala Fortuny de la Exposition Universelle de París, concediéndosele una medalla de oro y la Legión de Honor. En este certamen logró además una tercera medalla y en la edición de 1888, una segunda. Fue además condecorado con la encomienda de la orden de Isabel la Católica en 1884.

Tras una pequeña temporada en Madrid, donde fue director desde 1895 de La Ilustración Española y Americana, una de las más prestigiosas publicaciones periódicas de la época, publicó su autobiografía, titulada Recuerdos de mi vida, escrita en 1906 en Venecia, ciudad donde murió el 13 de abril de 1908.

Martín Rico es, sin duda, el más importante paisajista español surgido dentro de la estela del preciosismo fortunyesco. Tras sus inicios realistas, en los que se advierte claramente la huella de la Escuela de Barbizon, evolucionó hacia una técnica extremadamente depurada gracias a sus extraordinarias dotes para el dibujo preciso de superficies charoladas y a su exaltada visión del color, brillante y pleno, tan del gusto del mercado europeo de esos años, que en cierta medida provocó cierta reiteración en sus vedute, sobre todo en los infinitos panoramas de la ciudad de Venecia que surgieron de sus pinceles.

José Luis Díez