La Virgen con el Niño
Anónimo Francés

La Virgen con el Niño

c. 1250-1275
  • Arenisca

    181 x 60 x 67 cm

    CTB.DEC1623

  • © Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

La Virgen está representada de pie en posición frontal, sobre un pequeño pedestal hexagonal, con el Niño Jesús en brazos en el costado izquierdo. Se toca con un velo corto, sostenido sobre la cabeza por una corona con pedrería y dirige la mirada al Niño. Se cubre los hombros con un largo manto que cae hasta el suelo y que se sujeta al cuello mediante un tirante que cierra con un broche en forma de bulbo. Por debajo lleva una túnica con cinturón. Sostiene al Cristo niño con la mano izquierda y éste extiende su mano derecha para tocar el broche. El Niño va vestido con una túnica larga. El manto de la Virgen y la túnica del Niño son azules con dibujo dorado, en tanto que la túnica de la Virgen es roja, pero seguramente nada de esta pintura visible es original (en algunas zonas existen varias capas de pintura). Se ha roto y perdido la mano izquierda del Niño pero, por lo demás, el conjunto presenta un buen estado de conservación.

Este grupo monumental de La Virgen con el Niño guarda una gran semejanza con las grandes figuras sobre el mismo tema que se pueden ver en los parteluces de dos de las catedrales más famosas de Francia: Reims (pórtico occidental, puerta central) y Amiens (la denominada Vierge dorée). Las tres figuras adoptan la misma actitud, aunque La Virgen con el Niño de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza está más próxima a la estatua de Amiens por el pesado plegado de los paños y por su porte algo rígido. Se ha demostrado que la Vierge dorée, ejecutada entre 1259 y 1269, deriva de los modelos parisinos de mediados de siglo y bien puede haber sido producida en un taller parisino. La Virgen con el Niño de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, de dulce semblante sonriente y noble dignidad, denota igualmente la influencia de las esculturas de la capital, pero muestra evidentes puntos de contacto con la escultura del pórtico occidental Reims, en particular con las obras del denominado Maestro de José, de 1245-1255 aproximadamente.

Se desconoce el contexto original de esta Virgen con el Niño pero cabe la posibilidad de que fuera una figura de parteluz, como las Vírgenes de Reims y Amiens. Aun cuando ignoremos el lugar para el que fue destinada, La Virgen con el Niño de Sionviller es un ejemplo poco frecuente de escultura monumental de mediados del siglo XIII, la época del «gótico clásico».

Paul Williamson