Un paseo por el río
Emilio Sánchez-Perrier

Un paseo por el río

c. 1890
  • Óleo sobre tabla

    26,7 x 34,3 cm

    CTB.1997.29

  • © Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

La escena se sitúa al borde de una ribera, algo casi permanente y característico en los paisajes de Emilio Sánchez-Perrier. Esta vez el pintor ha escogido el espacio abierto de la campiña sevillana, donde serpentea un arroyo afluente de otro río de mayor cauce, tal vez el Guadaíra a su paso por los llanos de Gandul desde las tierras de Arahal.

El campo se muestra en su plenitud de verdor, en donde parecen surgir las primeras floraciones en un tranquilo día de marzo o de abril. Cabe también la posibilidad de tratarse de la ribera de Guillena, que fue otro de los lugares frecuentados, ya entrados los años ochenta y noventa, por Emilio Sánchez-Perrier.

La minuciosidad característica de la ejecución plástica, muy probablemente con un punto de partida fotográfico, se ve complementada por una composición centrada, con un detallado estudio de reflejos, sobre los que una barca a remos es orillada por un campesino que ha desembarcado a su familia y esperan que finalice la operación.

La atmósfera transparente y sosegada, de una nítida objetividad fotográfica, da a la composición una sensación de calma y transparencia, marcando un tiempo de primavera feliz, que se supone en el ritmo peculiar de los campesinos, dentro de una obra plena de aciertos plásticos.

Juan Fernández Lacomba